Angola se corona campeona de la President’s Cup (23:21)

LlÍria vivía hoy el ocaso de esta President’s Cup con el encuentro que lo decidía todo, la gran final entre las selecciones de Angola y Eslovaquia, con victoria final de la selección de Angola (23:21, 11:9 al descanso) que lograba así el título de campeona, en un Pabellón Plà de l’Arc que se preparaba para despertarse del sueño del Miundial tras dos semanas increíbles en la ciudad valenciana, donde por una vez el balonmano le quitó el protagonismo a la música.

Ambas selecciones mantenían la condición de invictas al llegar a este partido final de la President’s Cup, tras presentar un gran nivel durante toda la competición copera. Tras el pitido inicial, los dos conjuntos empezaron con un partido igualado y con bastantes fallos en pases y recepciones, fruto de los nervios por la importancia del encuentro. Con el paso de los minutos, la selección de Eslovaquia empezó a crear peligro mediante su buen juego combinativo, lideradas por su central Vladimira Bajciova, que hacía que el juego fluyera hasta la finalización de los extremos, donde la selección europea estuvo acertada.

Por su parte, Angola supo contrarrestar los ataques eslovacos contra una defensa en bloque, mientras que en el ámbito ofensivo la primera línea encontraba con facilidad a su pivote, Albertina Kassoma, con un gran acierto a la hora de finalizar. A falta de 10 minutos para que terminase la primera mitad, la igualdad era notoria, con un marcador mínimamente favorable para las angoleñas, que se vieron sustentadas por una increíble actuación de su portera Marta Alberto, que les ayudó a irse al descanso con ventaja por dos tantos (11:9).

Se vivía un auténtico partidazo en Llíria, y la segunda parte no defraudaría. Ambos equipos dejarían atrás los pocos nervios que les quedaban, y dieron el todo por el todo en los últimos 30 minutos. El inicio del segundo tiempo fue frenético, y Eslovaquia consiguió recuperar el terreno perdido con el paso de los minutos y gracias a una defensa férrea lograron acercarse en el marcador, llegando incluso a empatar el encuentro. Pero las angoleñas no habían dicho su última palabra, y tras un despliegue físico brutal y un conjunto de buenas acciones, lograron irse en el marcador hasta de 5 goles a falta de 10 minutos.

Eslovaquia conseguía reducir la distancia en el marcador a tan sólo un gol con apenas 5 minutos para el pitido final. El partido estaba más abierto que nunca y se vivieron unos últimos compases con los nervios a flor de piel. Finalmente la victoria fue para las africanas, que mostraron su pundonor y carácter consiguiendo una más que merecida victoria ante las eslovacas (23:21). De esta manera, se llevaron la President’s Cup hacia tierras angoleñas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.